¿LEES LAS ETIQUETAS DE LOS PRODUCTOS ALIMENTICIOS?

16/04/2016

Si de forma habitual dedicásemos unos instantes de nuestro tiempo a leer el etiquetado, podríamos  escoger mucho mejor los alimentos, y adquirir así aquellos que nos ayudan, tanto a llevar una dieta nutritiva y equilibrada, como a prevenir ciertas  enfermedades  que están relacionadas con la alimentación. Está demostrado que llevar una dieta adecuada y equilibrada reduce el riesgo de padecer accidentes cerebrovasculares, algunos tipos de cáncer, enfermedades cardíacas coronarias...

El aporte de nutrientes a nuestra dieta depende, evidentemente, de los alimentos que ingerimos y de la cantidad de éstos, por lo tanto, se deduce que es nuestra salud también la que depende de ellos. Teniendo en cuenta todo lo anterior, deberíamos tomar más en serio la información que  contienen los envases de los productos  alimenticios que elegimos.

En el envase del producto  podemos encontrar información general sobre el alimento, que nos será de gran utilidad, en cuanto a la información nutricional, es de suma importancia, ya que puede ayudarnos a seleccionar mejor los ingredientes para saber si estamos adquiriendo un producto más o menos saludable que formarán parte de nuestra dieta y que, por tanto, repercutirá en la salud de nuestro organismo.

-¿A qué  debemos prestar atención en una etiqueta?

Según la legislación vigente es obligatorio que reflejen los ingredientes, los alérgenos, las características físicas del alimento, el peso neto del producto preenvasado, la forma de almacenamiento, la identificación del fabricante y la  fecha de caducidad.

Vemos más detallados estos datos que aparecen en los envases, y que nos pueden ser muy útiles, ya que  gracias a ellos sabemos:

. El nombre  o denominación del alimento.

. La fecha de caducidad, vencimiento o  consumo preferente del producto.

. Las condiciones de conservación y utilización del alimento.

. Conservantes y aditivos presentes en el producto alimenticio.

. Saber con seguridad los ingredientes presentes en el producto, debe enumerar en orden decreciente de peso, todas y cada una de las sustancias que se utilizan en la fabricación del alimento y que permanecen en el producto final, incluidos los aditivos alimentarios, su función y nombre o código de identificación (letra E seguida de un número).

. En individuos alérgicos o intolerantes, identificar ingredientes que  sean perjudiciales para  su salud (en cuanto a la información obligatoria respecto a alérgenos se destacan todas las sustancias, usadas en la fabricación y presentes en los productos, causantes de alergias o intolerancias).

. Conocer las características nutricionales de los alimentos.

 

ETIQUETAS NUTRICIONALES

La lista de ingredientes es obligatoria (excepto en alimentos constituidos por un solo ingrediente, cuya denominación de venta sea la misma que la del ingrediente como hortalizas, frutas, leche…), mientras que la información nutricional  todavía no lo es. Dicha  información será  obligatoria a partir de diciembre de este año, aunque muchos productos ya la han incorporado de forma voluntaria de acuerdo con lo establecido en la nueva normativa. Esta información nutricional sí es obligatoria si en el etiquetado del producto se menciona que posee propiedades nutritivas, es decir, si se realiza una declaración nutricional o de propiedades saludables o bien se trata de alimentos enriquecidos, entonces si es obligatorio realizar esta información de acuerdo con lo establecido en el Reglamento sobre información alimentaria facilitada al consumidor.

La información nutricional del alimento se refiere a su valor energético y a determinados nutrientes: grasas, grasas saturadas, hidratos de carbono, azúcares, proteínas y sal (son los elementos que os comentaba que tendrán que declararse de forma obligatoria en España a partir de diciembre de 2016). Es el etiquetado nutricional el que nos da esta información y nos permite saber cuáles son esos nutrientes y en qué cantidad están presentes en ese  producto en concreto. Se podría decir que el etiquetado nutricional se utiliza para informar al consumidor sobre las propiedades nutritivas de un alimento. Nos tiene que llegar a los consumidores información adecuada, por lo que tiene que ser sencilla y clara.

Por tanto, una Etiqueta nutricional refleja: la cantidad de energía, proteínas, hidratos de carbono, en algunos casos también azúcar, grasas, grasa saturada, fibra y sodio por cada 100 g o ml de alimento, y/o por ración o paquete (algunas incluso especifica entre grasas saturadas, trans, monoinsaturadas , poliinsaturadas, incluyen también vitaminas y minerales).

La fuente de energía de nuestro organismo son  los alimentos. La cantidad de energía que tienen los alimentos se mide en unidades llamadas Kilojulios (KJ) o  Kilocalorías (Kcal.)

Como medida de referencia, en el etiquetado de alimentos se indica la cantidad de KJ. /Kcal. que aporta ese alimento al consumir 100 g. o 100 ml. ( esto facilita la comparación entre productos alimenticios; también se presenta en numerosas ocasiones por ración, porción alimentaria o paquete).

Las Cantidades Diarias Orientativas (CDO), son denominadas también, Recomendación Diaria Aconsejada, RDA, o Cantidad Diaria Recomendada, CDR. Sus valores de energía se calculan a partir de las necesidades medias estimadas de la población. Proporcionan información nutricional por ración de alimento, indicando habitualmente la cantidad de energía, en calorías, y otros nutrientes junto al  porcentaje que una ración o 100g del producto representa sobre el consumo diario recomendado.

A partir de ahora, espero que prestes más atención a  las etiquetas y obtendrás  una información realmente útil para comparar distintos productos y elegir los más adecuados.

 Monica Velasco. Asesora Nutricional.

 

.

 

 

 

 

 

 

 

 



Archivado en: Nutrición

Comentarios

reload