ALERGIA AL POLEN DE LAS CUPRESACEAS, COMIENZA LA TEMPORADA

27/01/2016
Si usted tiene síntomas alérgicos en invierno: prurito nasal, estornudos, rinorrea, conjuntivitis acompañado o no de asma, tiene una gran probabilidad de oír : "es alérgico a las cupresáceas" ,  a pesar de que la enfermedad alérgica causada por el polen  se relacionan habitualmente con los meses de primavera, que es la época de máxima expresión polínica por la presencia atmosférica de gramíneas y olivo. 

Sin embargo, durante los últimos años, y cada vez con más frecuencia, encontramos pacientes con síntomas en pleno invierno , de enero-marzo, provocados por el polen de las cupresáceas, que incluyen el ciprés común, relacionado con los cementerios y muy usado en jardinería (Cupressus sempervirens) y el ciprés de Arizona (Cupressus arizonica), un tipo de arbusto plantado frecuentemente como seto en parques, jardines y viviendas. 

Las cupresáceas o arizónicas eran un polen casi anecdótico hace 20 años. Se detectaba en muy bajas cantidades y sólo en muy pocos casos provocaba síntomas alérgicos.  El crecimiento de las ciudades, con nuevas urbanizaciones, dónde se generaliza la utilización de setos de jardín, y la contaminación ambiental han aumentado la cantidad y alergenicidad de este polen. Se ha demostrado que el polen de cupresáceas recolectado en zonas contaminadas (zonas urbanas, proximidad de autopistas) es mucho más alergénico que el recolectado en zonas no contaminadas. Esto se traduce en que los pólenes de las cupresáceas no sólo se han incrementado en su cantidad, sino que también son más alergénicos, más perjudiciales para las personas alérgicas    

Los síntomas principales que ocasionan son de  rinitis (estornudos, congestión nasal, moco líquido) y conjuntivitis (prurito y enrojecimiento conjuntival). Una buena noticia es que a diferencias de otros pólenes como las gramíneas, los pólenes de cupresáceas causan con mucha menor frecuencia asma.

El diagnóstico se realiza en base a una historia clínica compatible, pruebas cutáneas en prick test y puede añadirse un estudio en sangre de IgE específica.

El tratamiento incluye consejos de evitación, tratamiento sintomático que le prescribirá su médico que puede incluir antihistamínicos orales, colirios , sprays nasales  e inhaladores si se ha desarrollado asma 
Las vacunas alergénicas son muy eficaces, el tratamiento dura un periodo de 3-5 años. La mejoría comienza en el primer año de tratamiento y puede llegar a alcanzar al final del tratamiento un 70-80%. 

CONSEJOS DE EVITACIÓN:
Disminuir las actividades al aire libre 
Mantener las ventanas cerradas. 
Mantener cerradas las ventanillas cuando se viaja en coche. 
Poner filtros para el polen en el aire acondicionado del automóvil, si se viaja en moto utilizar casco completo.
Podar las  arizónicas de tu casa justo antes de la polinización.
No secar la ropa en el exterior en la época de polinización.
En la calle utilizar gafas de sol  y mascarilla frente al polen o filtro nasal
Tomar la medicación prescrita por su médico y administrarse la vacuna.

Dra. Alicia Alonso Gómez Alergóloga

Archivado en: Alergia

Comentarios

reload